El amor según la Biblia: ¿Cómo es?

Creemos que el amor es esa fuerza que mueve al mundo, pero pocas veces pensamos en el concepto de amor según lo establecido por Dios.

Como parte esencial de la vida, todos necesitamos sentirnos amados, esto es algo que no se puede negar. Incluso, aquellos que dicen “amar su soledad”, en un momento de su vida se dan cuenta que estar solos no fue la mejor elección.

El amor es el tema central de películas, canciones, libros, y de nuestro día a día. Sin duda, todos necesitamos amor, desde el recién nacido que necesita de la ternura y atención de su madre, hasta el anciano que no desea ser olvidado por sus seres amados.

Descubramos cómo es el amor según la biblia 

La mejor definición de amor la encontramos en la Biblia en el libro de 1 de Corintios  13, y esta poco a poco nos va señalando como debería ser el amor.

El amor es paciente

El amor es paciente y bondadoso, el amor no es envidioso. No es presumido ni orgulloso.  (Vs. 4)

Es decir, el amor no tiene por qué irritar, el amor es paciente, genuino y bondadoso. El amor es amable y sereno. No se jacta de orgullo, no es grosero, y no es envidioso.

El amor no es egoísta:

El amor no es descortés ni egoísta. No se enoja fácilmente. El amor no lleva cuenta de las ofensas. (Vs 5)

Y el apóstol Pablo continúa su carta, y describe el amor como ese sentimiento que no es egoísta, que está presto para perdonar, que no se enoja, o irrita fácilmente. Es decir, una persona que ama verdaderamente, no puede vivir siempre del rencor, solo recordando las ofensas que le han hecho.

El amor es justo:

No se alegra de la injusticia, más se goza de la verdad. (Vs 6)

El amor jamás se gozará del mal que le pueda acontecer a otros. El amor solo camina bajo la verdad.

El amor es confiado:

El amor acepta todo con paciencia. Siempre confía. Nunca pierde la esperanza. Todo lo soporta. (Vs 7)

Un amor como el de nuestro Señor Jesucristo, a prueba de fuego, que todo lo soporta. Es decir, el amor es más que un sentimiento, es una decisión desde el corazón y el espíritu. Pues quien ama debe aprender a llevar todo con paciencia, confiar, y soportar incluso, las cosas que a veces no nos parezcan.

Y por último, en el versículo 8 dice que “el amor no tiene fin”.

El amor es eterno, nunca acaba, no tiene fin. El amor permanecerá toda la vida, porque todos necesitamos de este sentimiento para vivir.

Si leemos este pasaje, podemos ver que el amor verdadero va más allá de los sentimientos, el amor verdadero no tiene fin, y siempre se presenta de la decisión de amar, de una forma incondicional.

Deja un comentario