Cuatro razones comunes por las que las parejas rompen

Todas las relaciones pasan por momentos difíciles. Esto parece inevitable, pero no significa que no puedan darse una segunda oportunidad. Sin embargo, hay algunas relaciones que simplemente no mejoran con el tiempo, y suele haber causas comunes por las que esto ocurre. Entender estas cuatro razones comunes por las que las parejas rompen puede ayudarte a comprender si tu relación sobrevivirá a la prueba del tiempo o si acabará como tantas otras y ha llegado el momento de decir adiós.

razones por las que las parejas rompen

No respetar las diferencias

Si tú y tu pareja son personas completamente diferentes, es probable que se enfrenten en algún momento. Todos tenemos nuestras diferencias, pero si esas diferencias provienen de valores o creencias no negociables, puede resultar muy difícil permanecer juntos. Por ejemplo, mientras una persona puede valorar trabajar mucho y ganar mucho dinero para lucir un estilo de vida lujoso, otra puede valorar pasar tiempo de calidad con la familia por encima de todo. Esto no es una diferencia buena o mala, simplemente es lo que es. Sin embargo, si estas dos personas estaban saliendo antes de descubrir sus puntos de vista opuestos sobre el trabajo y la familia, podrían sorprenderse cuando su relación se desmorone a causa de que uno quiere visitar a su familia en navidad mientras otro prefiere hacer dinero. La clave aquí es hablar de estas diferencias desde el principio para que no haya sorpresas en el futuro.

Buscar la felicidad fuera de la relación

¿Qué ocurre realmente en una relación cuando uno o ambos miembros de la pareja buscan constantemente la felicidad fuera de ella? A menudo, es un indicio de que no están contentos con lo que tienen. Antes de buscar otras opciones y pensar en romper, habla con tu pareja y trata de averiguar qué es lo que no funciona. Quizá haya algo que puedan hacer para solucionarlo. Si no es así, quizá sea el momento de seguir adelante. Si decides romper con tu pareja, asegúrate de no involucrarte en otra relación de inmediato; podrías hacerte más daño que bien si no te tomas un tiempo para dejar de salir y centrarte en ti mismo.

Aburrimiento

Que estén comprometidos el uno con el otro no significa que tengan que aburrirse. Muchas parejas se dan cuenta de que, una vez que se instalan en una cómoda rutina en su relación, las cosas se vuelven menos emocionantes y la chispa va desapareciendo poco a poco de su relación. Una forma de mantener las cosas frescas es reservar tiempo para hacer cosas nuevas juntos y/o por separado, ya sea tomar una clase o viajar. También puede ayudar el hecho de pedir a tu pareja ideas sobre cómo podéis mejorar vuestra relación, y luego escucharlas de verdad. Si él o ella también está interesado en mejorar las cosas, quizá quieras considerar la posibilidad de hacer terapia de pareja.

Estilos de vida incompatibles

Los estilos de vida de tu pareja y tú pueden ser demasiado diferentes. Sus ambiciones e intereses pueden no coincidir, provocando roces difíciles de superar. Hay dos tipos diferentes de estilos de vida: el orientado a la carrera profesional frente al orientado al hogar; y el de mariposa social frente al de hogareño. Si uno de vosotros está centrado en la carrera mientras que la otra mitad da prioridad a la familia, puede haber problemas. Y si a uno de los dos le encanta salir con los amigos todas las noches, mientras que su otra mitad prefiere quedarse en casa, esto podría causar problemas. Es importante recordar que los polos opuestos se atraen por una razón, y a menudo es porque se equilibran mutuamente.

Deja un comentario